Jugar con fuego

¿Cuántos de los que estáis leyendo estas líneas habéis jugado con fuego alguna vez? Y no me refiero a jugar con fuego de una manera literal, no. Sino sabiendo lo que estabais haciendo, conscientes de que no era lo correcto, pero, aun así, lo hacíais.

Creo que todos hemos jugado con fuego en mayor o menor medida.

De todas maneras, no siempre, jugar con fuego significa quemarte, sino que significa también tomar un riesgo que puede que salga bien, o no.

Yo he jugado con fuego muchas veces y no todas he salido escaldada.

Tenemos que aprovechar cuando la suerte está de nuestro lado y hacer todo lo posible por ayudarla, de la misma manera que ella nos está ayudando.

Paulo Coelho

Recuerdo una vez, yo tenía 23 añitos (ya han pasado 20) y como cualquier ¿adolescente? Salí con mis amigas un viernes a la noche por la zona de marcha de Bilbao. Y como suele pasar ¿o pasaba? pues conocimos a unos chicos. La verdad es que enseguida congeniamos todos y nos juntamos a ellos de marcha.

Al día siguiente, sin haber quedado con ellos, nos los volvimos a encontrar, pero en su grupo había uno mas que el viernes no pudo salir. 20 años después estamos casados y con dos hijos preciosos. En este caso concreto no me quemé, pero soy consciente y muchas veces lo he hablado con él, que me podría haber quemado, de hecho, esto no se debe de hacer y menos hoy en día, puesto que todo ha cambiado y mucho, y en ciertos aspectos de la noche para mal.

A veces también utilizamos mal esta expresión con nuestros hijos, hablo de cuando tienen una edad en la que tienen que ir descubriendo cosas.

En muchas ocasiones les decimos que están jugando con fuego cuando quieren hacer algo por ellos mismos, soy consciente de que en muchos aspectos de su desarrollo les frenamos, no les dejamos que hagan ciertas cosas porque pueden lastimarse, pero tenemos que entender que a veces necesitan lastimarse para poder avanzar. Si les damos todo hecho ¿en dónde queda su autoestima?

A mi me han dado muchas cosas hechas y debido a eso he crecido con muchos miedos y temores, vergüenzas y no saber solucionar ciertas cosas, así que me ha tocado trabajar todo mi interior para poder ser una adulta que entiende, comprende, acepta y soluciona lo que le va surgiendo día a día.

A día de hoy dejo a mis hijos que se quemen, que sepan las consecuencias que tienen determinados actos, en una palabra, yo como madre les puedo aconsejar en ciertos aspectos, pero no puedo elegir por ellos por mucho que me pese.

Todos debemos de aprender que “Jugar con Fuego” es un aprendizaje para la vida, bueno, malo, no tan bueno o no tan malo, pero al fin y al cabo un aprendizaje.

Una vida llena de errores no solo es más honorable, sino que es más sabia que una vida gastada sin hacer nada.

George Bernard Shaw

Si habéis llegado hasta el final, os doy las gracias y os animo a dejar un comentario.

Podéis leer mas cositas en mi blog.

©Ziortza Castro Belaunde.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *