De vuelta a mi hogar

Y me adentré en las profundidades del bosque para poder encontrar el camino de vuelta a mi hogar.

Ese hogar que había construido con tanto cariño y esmero y que me estaba esperando para poder empezar de nuevo.

Cómo llegué a perderme en el bosque es un misterio.

Todo empezó cuando comencé a escuchar las voces, voces que me decían que lo dejara todo, que abandonara la seguridad de mí hogar.

Que me abandonara, que ellas lo sabían todo, que podían ayudarme de otra manera.

Y sí, les hice caso. Al principio todo tenía sentido, estaba viviendo como había querido toda mi vida, sin reglas.

Esas reglas que me mantenían atada a la vida, esa vida que de vez en cuando menospreciaba.

Todo era externamente maravilloso, todo era externamente fácil.

Una vida llena de falso amor, falsa felicidad, falsos amigos, pero pensaba que era lo que quería.

“Tu tarea no es buscar el amor, sino simplemente buscar y encontrar todas las barreras dentro de ti que has construido contra él”

Rumi

Y por qué lo quería, pues porque deseaba tener lo que tienen los demás a los cuales mi mente veía.

Había puesto en un pódium todo lo que anhelaba, todo lo que pensaba que era la felicidad.

Y de repente un día, me vi rodeada de un frondoso bosque, lleno de oscuridad, una oscuridad que para nada te invitaba a que la disfrutaras, sino todo lo contrario, una oscuridad de la cual quieres escapar.

El gran problema era cómo escapar de ese bosque.

Cómo deshacer las ramas de los árboles que eran mi mente para poder salir.

ramas-web

Tenía claro que había que encontrar, aunque fuera de manera débil, un rayito de sol al que poder seguir.

Estuve vagando durante días, y cuando todo apuntaba a que me tenía que quedar en ese frondoso bosque que había creado en exclusiva para mí, apareció.

Apareció el único rayo de sol, tan débil, pero tan fuerte para mí y tan lleno de esperanza, que me agarré a el cual Koala, para que me inundara del más cálido rayo de luz que pudiera darme.

Bosque-web1

Ahí mis ramas empezaron a deshacer los nudos que habían entrelazado tan fuertemente que yo creía que sería imposible.

“A menudo las personas dicen que aún no se han encontrado a sí mismas. Pero el sí mismo no es algo que uno encuentra, sino algo que uno crea”

Thomas Szasz

Pero eso amigos, es una nueva historia.

©Ziortza Castro Belaunde

¿Te ha gustado la historia? Pudes leer más pinchando aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.