Bioneuroemoción con Tania Silvestrini

Os voy a contar mi historia y mi relación con la BioNeuroEmoción.

Las cosas, personas, aprendizajes, llegan a uno cuando esta preparado, y parece ser que yo estaba preparada para empezar a destripar mi vida.

Si, como lo oís, a destripar mi vida, literalmente.

Para poder seguir, a veces hay que empezar de nuevo.

En mi caso, que tengo un negocio, necesitaba saber qué es lo que me impedía que el dinero llegara a mi de forma continua y por cuenta gotas.

A otros podría ayudarles a ser conscientes de porqué les cuesta encontrar trabajo, o porqué sus relaciones no prosperan, hay tantas ayudas como personas vivimos en este mundo.

Pero no me voy a desviar del tema.

Ya había oído hablar de Enric Corbera y del Instituto de Bioneuroemoción que había creado.

Para los que no lo sepáis, la Bioneuroemoción ayuda a hacer consciente tu inconsciente, es decir, te ayuda a descubrir tus emociones, tus sentimientos, tus creencias y tus formas de actuar con respecto a los temas en los que tu vida esta mas floja o es completamente nula.

Bueno, como os he dicho, que cuando el estudiante esta preparado llega el maestro adecuado, pues cual fue mi sorpresa que entró en mi vida Tania Silvestrini, perteneciente al equipo académico del instituto de Enric Corbera y cuya consulta está en Las Arenas.

Ella también es formadora en Bioneuroemoción, para todas aquellas personas que quieran emprender un nuevo negocio ayudando a las personas a conocerse mejor.

La Bioneuroemoción es como un cubo de Rubik, según te vas haciendo consciente de ti , de tu historia, los lados del cubo van encajando. ©Ziortza Castro Belaunde.

Pues allá que me fui y le pedí una cita.

Y esta ha sido mi experiencia:

En una sesión de hora y media, descubrí que la relación que tenía con mis padres, mas concretamente con mi madre es la que me impedía poder seguir hacia adelante. La madre es la Tierra, por lo tanto, el sustento y dependiendo de la relación que tengas con ella así será tu entrada de dinero o su ausencia.

Muchos podréis decir, pero si yo con mi madre estoy bien. Y os pregunto ¿seguro?

Yo pensaba que también estaba bien, pero cuando Tania empieza a hacerte las preguntas concretas, empiezas a comprender que igual no.

Tenemos que recordar que venimos del vientre materno, donde como bebés en formación vivimos las experiencias de nuestra madre, ya sean buenas, malas, muy buenas o regulares, y a su vez, las experiencias, creencias y emociones que su madre dejó en ella, y así, sucesivamente.

Bien, pues mi madre, no quiso repetir la experiencia de mi amama ((abuela), ella trabajaba en la huerta para sacar a la familia adelante, trabajaba de sol a sol), con lo cual hizo secretariado, se buscó un buen trabajo muy cómodo y luego encontró a mi padre arquitecto y fueron felices para siempre y ella no tuvo que trabajar fuera de casa.

Mi tía, todo lo contrario que mi madre, trabajaba como modista, también de sol a sol, para sacar a su familia adelante, pero sin una nómina, con lo cual ella como trabajadora no existía.

Y ahí entro yo, trabajo en lo que me encanta que es escribir y editar una revista, sí existo por que cotizo, pero mi trabajo no es valorado y mucho menos bien remunerado. Como veis estoy entre dos familias.

Así que fijaros con que carga emocional venimos a este mundo.

Lo que no dejas ir, lo cargas. Lo que cargas, te pesa. Y lo que pesa, te hunde. Practica el arte de soltar, perdonar y dejar ir.

De ahí la necesidad de hacer consciente el inconsciente.

Y otra cosa a la que Tania me ayudó es hacer consciente el vocabulario que utilizo en el día a día.

El otro día escuché en un video de autoayuda que tanto me gusta que, si dices esta simple frase, “lo intentaré” a cualquier cosa que te pidan o te pidas a ti misma, esa cosa esta abocada al fracaso.

¿Pues sabéis qué?, estuve pensando un largo rato en ello y llegó el maestro, en este caso en forma de mi hija, cuando ella me dijo que quería cierta cosa y yo le contesté de forma inconsciente: Lo intentaré, de repente, como un relámpago, me di cuenta de que ¡lo que me había pedido no lo iba a hacer!

Como veis, es muy importante saber el porqué de lo que nos ocurre. Por lo general, empezamos a pensar porqué nos ocurre algo cuando vemos que lo que nos pasa se repite una y otra vez, ahí es cuando estamos empezando a despertar de nuestro letargo y donde entra en juego la bioneuroemoción, ya que con ella vamos a poder cambiar nuestro interior para empezar a transformar nuestro exterior.

Como os he dicho, a mi me ha ayudado y me ayuda mucho conocerme a mi misma, a saber el porqué de las cosas, mis patrones repetitivos, la huella que dejan nuestros ancestros en nosotros, que se va transmitiendo de generación en generación y cuya respuesta siempre es: “es que es hereditario”.

Si queremos seguir pensando que es hereditario, perfecto, pero tenemos que seguir pensándolo con consciencia, y si queremos cambiar ese patrón, también es perfecto, pero para eso necesitamos de gente que sepa cómo llegar hasta nuestro interior y ahí es dónde entra en juego Tania Silvestrini, ella me ha ayudado a mi y también puede ayudarte a ti.

Os dejo la dirección por si alguien se siente identificado y quiere empezar a aprender sobre si mismx, a cambiar los patrones que tiene con respecto al trabajo, el dinero o cualquier cosa en la que se sienta estancadx.

Tania Silvestrini

Particular de Club 1, Las Arenas, Bizkaia.

627 54 56 90

Si te ha gustado, deja un comentario. Puedes leer mas cositas en mi blog pinchando aquí.

©Ziortza Castro Belaunde

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.