Tiendas con encanto. Lencería Chelyma

Hoy quiero hablaros simple y llanamente de mi lencería, de Lencería Chelyma, como una tienda con encanto, y con encanto me refiero NO a cómo la tengo organizada o cómo la tengo decorada, eso para mí es un encanto que se queda corto, con encanto me refiero al trato que se da a la clientela, los consejos que doy como experta en lencería, cómo enseño a llevar bien puesto un sujetador.

Eso para mí es una tienda con encanto, un cúmulo de propiedades que se unen para formar una atención al cliente de calidad.

Cuando un cliente llega a la tienda queriendo comprar una prenda en concreto, siempre hago demasiadas preguntas, a veces puede resultar incómodo para el cliente, dependiendo qué hayan venido a comprar, pero yo, como experta, se que son muy necesarias.

Muchas veces, vienen con una idea que para ellos o ellas en su mente es perfecta, pero les puedo llegar a demostrar que pueden estar equivocadxs, si es que es necesario.

Me pasa mucho con los sujetadores, es raro que una mujer venga a la tienda a comprar un sujetador de su talla, muy pocas saben qué talla deben de llevar, exceptuando mis clientas, claro.

Para que una mujer lleve a gusto un sujetador previamente hay que realizarle un fitting, es decir, medirle bien el contorno de pecho y de espalda y así poder averiguar qué talla debe usar. Que luego quiera llevar una más pequeña porque es su decisión, perfecto, pero sabiendo que no lleva el correcto.

Como lencería, también visto al hombre, tanto en ropa interior como en pijamería.

Me gusta que los hombres vayan modernos por dentro, así que a parte de tener ropa interior clásica, también tengo ropa interior muy divertida. Son calzoncillos con dibujos que pueden hacer las delicias de muchos hombres y/o mujeres.

¿Qué me decís de la lencería para ocasiones especiales? Siempre debemos de tener como fondo de armario algo más especial, algo que nos haga sentir sexis cuando estamos con nuestra pareja o no, eso ya es cosa de cada una, pero eso sí chicas, todo con cabeza, que no se diga.

En la lencería tengo un rincón erótico, a ver, si vendo lencería y lencería para ocasiones especial, pues ya que se lleven el kit completo.

Vendo desde consoladores, hasta todo lo que nos haga vibrar de placer, solo tienes que preguntármelo y yo te lo muestro.

También tengo geles lubricantes, copas menstruales.

Como veis, soy una lencería muy completa en lo que se refiere a todo lo que no se ve de nuestro cuerpo, todo lo que ocultamos con prendas de vestir externas, pero que gracias a mí, nos sientan tan bien que hasta llegan a insinuar lo que podemos llevar.

Puede decirse, que en Lencería Chelyma sales con un completo para tu casa, luego ya cómo lo uses y con quién lo uses es cosa tuya, ya no concierne a Chelyma.

Chicas y chicos, animaros a comprar en tiendas con encanto como la mía, os podemos asegurar que tanto el trato como la calidad son de primera, nada tiene que ver con grandes superficies, donde solo eres un número.

www.lenceriachelyma.es

Puedes leer más cositas sobre Chelyma aquí.

©Ziortza Castro Belaunde

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.