Rutina sexual y juguetes eróticos

Llega un momento en la vida de toda pareja, ya sean heterosexuales, homosexuales: solteros o casados, que la vida sexual se vuelve una auténtica rutina.

Llegados a este punto, existen infinidad de juguetes sexuales que se venden en el mercado siendo una muy buena manera de avivar de nuevo el fuego que en un principio prendía de forma instantánea entre las parejas y que por diversas circunstancias la llama, antes intensa, ahora se ha vuelto un pequeño fuego a punto de apagarse.

Eso le ha pasado al protagonista de nuestra siguiente historia:

Llevaban muchos años casados y otros tantos de novios, se daba cuenta que tanto él como ella habían ido cambiando, los niños, el trabajo, ya no les dejaban un tiempo de calidad para los dos.

Había días que se sentían unidos, pero la mayoría parecía que el abismo se cernía sobre ellos.

Se propuso cambiar eso, era consciente de que algo tenía que cambiar, sino su relación podría llegar a terminar y él, eso no quería, no estaba dispuesto, había encontrado en ella a su alma gemela, su roto para su descosido.

Hacía meses que no hacían el amor, bien fuera por los niños, el trabajo, porque no se sentían atraídos en ese momento, por lo que fuera, el caso es que su vida sexual era nula.

Se acercaba San Valentín, era una excusa perfecta para empezar a avivar la llama de nuevo.

Tenía unas ganas tremendas de probar con su mujer diversos juegos y aparatos sexuales que se vendían en el mercado, así que fue a instruirse sobre ello.

Acudió a Lencería Chelyma y su rincón erótico, ahí dónde la veis, le da tanto a la lencería como al erotismo.

Cuando le empezó a mostrar todo lo que había en el mercado, sintió que se abrumaba, que se mareaba, no sabía por dónde comenzar.

Entre tantas cosas, hubo una en especial que le llamó la atención.

Huevo vibrador con mando a distancia, en su cabeza empezó a montarse la película que vivirían entre los dos.

A parte, también compró cosmética erótica y velas de masaje de aceite tibio con feromonas.

Bien, pues parecía que ya tenía todo organizado, los niños con sus tíos, una casita rural cerca de donde vivían, pero lo suficientemente lejos para que nadie los viera y mucho menos los molestara, cena especial para el sábado y desayuno especial para el domingo.

Bien, todo controlado, se dijo.

Llegado el momento, le dijo a su mujer que se metiera en el coche, que le iba a llevar a un sitio muy especial.

En poco más de una hora, llegaron a la Casa Rural, desmontaron, subieron las cosas a la habitación y le entregó a su mujer el Huevo vibrador. Imagínate la sorpresa que se llevó. Nunca habría pensado que su marido recurriera a juegos sexuales, esto prometía.

Se lo puso con mucha expectación y bajaron a cenar, entre una cosa y otra habían llegado un poco justos.

La cena fue maravillosa, pero mas maravilloso fue cuando su marido apretó el mando a distancia para que el aparatito que ella llevaba entre las piernas se pusiera en funcionamiento, le gustó mucho esa sensación.

Resultó ser una cena muy entretenida intentando que los comensales que estaban en el restaurante no advirtieran su juego erótico.

Cuando subieron a la habitación terminaron lo que empezó con una cena muy romántica y un huevo vibrador en su entrepierna.

Volvieron a sentirse adolescentes de nuevo, intentando que nadie les pillara.

Con el paso del tiempo, todo se vuelve de un solo color, ya sea gris, ya sea rosa, ya sea negro, el caso es que debemos de introducir juguetes que nos hagan disfrutar juntos.

Debemos de volver a una infancia adulta donde todo es posible, donde jugar de una manera muy especial con nuestra pareja, disfrutar y hacer disfrutar con diferentes juguetes y geles nos transportarán a un lugar mágico.

En el rincón erótico de Lencería Chelyma, podéis encontrar esto y mucho más.

Ella pone el material, vosotrxs la imaginación.

No tiene que ser San Valentín para poder comprar juguetes eróticos, pero sí puede ser una fecha señalada la que vuelva a avivar la pasión.

www.lenceriachelyma.es

©Ziortza Castro Belaunde

Para leer mas cositas pincha aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.