Mi lencería perfecta, para mi vestido sexy.

Se estaban acercando las fiestas navideñas y con ello las celebraciones, tanto del trabajo, como de la familia.

Bea, se había comprado un super vestido para la fiesta de la oficina, pero cada vez que se lo ponía, (le encantaba y se sentía super sexy), veía que algo fallaba.

Cuando lo iba a dejar por imposible, se dio cuenta que el conjunto de lencería no era precisamente lo que iba con ese vestido y mucho menos encajaba con su cuerpo.

Imaginaros, un vestido tan elegante y un conjunto tan…simple y pequeño, aquello se desparramaba por todos lados.

Así que decidió ir a una lencería para comprar un nuevo conjunto.

Ya que era Navidad, tendría que ir de estreno, tanto por dentro como por fuera.

Lo primero que se dijo era que tendría que encontrar una Lencería dónde tuvieran su talla, puesto que, aunque su cuerpo no fuera delgado, tampoco era obesa, pero sus pechos…sus pechos eran otra cosa.

La verdad es que tenía unos pechos algo…grandes, por llamarlos de alguna manera.

La lencería que encontró estaba situada en una localidad cercana a dónde ella vivía, estaba en Erandio.

Lencería Chelyma, habría que ir a ver qué podía ofrecer.

Decidió presentarse en la tienda llevando su vestido para la fiesta.

Al entrar, saludó a Maribel, la dueña, y echó una mirada por toda la tienda.

Guau, pensó: Triumph, Chantelle, Prima Donna, Lisca, Cheeck by Lisca, Playtex, ¡menuda variedad de marcas!

De una cosa estaba segura: de aquí se iba con un nuevo conjunto, y quizá con algo más.

Maribel, lo primero que le preguntó fue por su talla y su copa, le estaba preguntando si en algún momento se había realizado un fitting en corsetería, para poder sacarle algo que encajara con su cuerpo, pero ella pensó que le estaba hablando en otro idioma.

Si no sabéis de qué trata, os diré que el Fitting es la acción de medir el contorno de espalda y el contorno de pecho para saber qué talla y que copa de sujetador encaja con una misma.

Bueno, pues entre las dos se pusieron manos a la obra para averiguar, qué talla de sujetador encajaba con su cuerpo.

Una vez averiguada la talla y la copa, tenía una talla 100 copa G, se puso de nuevo el vestido, la diferencia era abismal.

Había un antes y un después con el vestido.

Sus tetas estaban en su sitio, como debía de ser, el vestido encajaba a la perfección, incluso ella parecía más alta que antes y sus pechos más pequeños a la vista.

En ese momento se volvió loca y se probó una gran variedad de sujetadores, bodies y camisones lenceros.

Por fin llegó el día de la cena de empresa, estaba muy nerviosa, nunca antes nadie la había visto vestida con un vestido tan provocador y menos con las tetas en su sitio, ya que era una parte de su anatomía que la ocultaba, le daba mucha vergüenza. Siempre las había estado escondiendo debido a su gran volumen.

La Navidad es buena época para poner todo en orden, incluso sus tetas.

Disfrutó de la cena, se rió con los compañeros, bailó, se sentía bien con ella misma y en parte se lo debía a Maribel, de la Lencería Chelyma, ella había conseguido que su autoestima con respecto a su cuerpo subiera a lo más alto.

Ahora tocaba pensar qué ropa se pondría para Noche Vieja…la lencería ya la tenía.

https://www.lenceriachelyma.es/

Si te ha gustado, deja un comentario y lee mas cositas de mi blog pinchando aquí.

©Ziortza Castro Belaunde

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.