Miedo, pereza, no estar preparada mentalmente. A la hora de comenzar un plan para cuidar el cuerpo son muchos los factores que entran en juego.

Con la persona adecuada, el cuidado de TÚ cuerpo se lleva mucho mejor.

Ideas, ejercicios, menús, todo es más sencillo si te llevan de la mano.