¿Por qué olvidamos los nombres tan rápidamente?

Seguro te ha pasado que vas por la calle y te encuentras a alguien que no veías desde hace mucho tiempo y te saluda. En ese momento tú quieres regresar ese saludo, pero solo te acuerdas vagamente de su cara, pero no de su nombre. De todos los errores sociales, ninguno es quizás más común que conocer a una nueva persona, intercambiar nombres y olvidar rápidamente el de ellos, lo que te obliga a tragarte tu orgullo y preguntar de nuevo, o caer en la incertidumbre para siempre.

¿Por qué seguimos cometiendo este error? Hay algunas posibles explicaciones, dice Charan Ranganath, director del Programa de Memoria y Plasticidad de la Universidad de California, Davis.

  • Relevancia: las personas recuerdan mejor las cosas que les motivan a aprender. A veces estás motivado para aprender los nombres de las personas, y otras veces es algo más pasajero y en ese momento no crees que sea importante, subestimando el trabajo aparentemente simple como recordar un nombre.
  • Distracciones: al estar preocupados por dar una buena impresión o mantener una interesante conversación, tendemos a olvidar lo demás. Al enfocar tu energía en otra parte, es posible que dejes de archivar la información que acabas de aprender y luego tengas dificultades para regresar mentalmente a esa parte de la interacción.
  • Dificultad: no es fácil recordar un nombre y relacionarlo con una cara, más si ya conoces a otros que se llaman igual. Un nombre raro puede ser fácil de reconocer, pero más difícil de recordar. Y cualquier nombre, común o no, tiene que hacer su lucha para poder ser recordado y tener un espacio en tu mente ya atestada por muchas cosas. Al tener en cuenta todos estos factores, se requiere más esfuerzo de lo que piensas para bloquear un nombre. No solo estás recordando el nombre, sino que estás recordando en relación con una cara. Incluso si obtienes la información, a la que llamamos codificación, es posible que no puedas encontrar la información porque hay tanta competencia entre otros nombres y otras caras en tu memoria.

Con el paso del tiempo y la edad estos procesos pueden volverse defectuosos, o quizás estamos demasiado ocupados para esforzarnos en recordar, o puede deberse a que una porción del circuito cerebral no está funcionando. En cualquier caso, es necesario usar estrategias para procesar mejor la información. Estas pueden involucrar repetir en voz alta el nombre de una persona cuando nos la presentan la primera vez, o poner atención en una clave de su cara o cabello, cualquier cosa que ayude a que ese recuerdo se forme con más profundidad en nuestra memoria. Y si lo olvidas, imagina el momento en que conociste a alguien (el escenario, otras cosas de las que hablaste, etc.) para tratar de volver sobre tus pasos cognitivamente.

Pero si todo lo demás falla, ten en cuenta que olvidar los nombres es un problema muy común, incluso entre los investigadores de la memoria. «Cuando piensas en todos estos factores», dice Ranganath, «es realmente un milagro que podamos recordar el nombre de alguien».

©Ikerne Rosales – Bióloga

Pincha aquí para leer más curiosidades escritas por Ikerne.

Fuentes:

https://time.com https://www.muyinteresante.com.mx https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/08/110805_memoria_nombres_caras_men, https://www.psyciencia.com/ https://verne.elpais.com

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.