Nuevos comienzos

Cada año, al comenzar un nuevo año, hacemos planes, listas de deseos, nuevos objetivos, los cuales queremos cumplir a rajatabla.

Pero vamos comprobando, según van pasando los días, que la burbuja que habíamos hinchado al sonar las campanadas del año nuevo, poco a poco se va desinflando.

Lo que yo propongo es hacer un viaje de vuelta a casa.

Un viaje con unos propósitos bien definidos que nos lleven al autoconocimiento, para que así, al hacer nuevas listas, no las dejemos de lado según van pasando los días.

El camino al autoconocimiento, deja de ser sencillo cuanto más nos adentremos en él, cuanto más aprendemos sobre nosotrxs mismxs.

Hay que tener muy presente que debemos escarbar en situaciones, en momentos que hemos vivido, que nos van a dejar tocadxs.

Debemos sacar toda la suciedad que nos arrastra sin darnos cuenta, porque el mar en el cual nos bañamos diariamente, está tan lleno de escombros que nos hemos acostumbrado a sortearlos, en vez de coger una escoba y barrerlos, tirarlos a la basura y aprender de ellos.

Una vez que seamos capaces de limpiar todo lo que nos arrastra en el día a día, estaremos preparadxs para hacer cualquier lista con unos objetivos concretos orientados a lo que queremos conseguir.

Y empezar a tachar cada logro que cumplamos de nuestra lista de objetivos.

Según limpiemos nuestros escombros, la lista de objetivos será muy sencilla de llevar a cabo.

También he de deciros que para hacer una lista de deseos no debemos esperar hasta el primero de enero, sino que podemos hacer de cada día un nuevo comienzo, una segunda oportunidad.

Podéis llámalo como queráis, el caso es comenzar, desde cero, desde uno, desde dos…da igual, todo comienzo lleva a algo bueno y todo comienzo es una oportunidad para hacer las cosas de diferente manera.

Así que…COMENCEMOS.

 

©2021, Ziortza Castro Belaunde – Revista ieup!