¿De dónde proviene la palabra “vacuna”?

Según la OMS (organización mundial de la salud) se entiende por vacuna “cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos”; estos últimos son sustancias generadas por nuestro cuerpo que están relacionadas con la inmunidad. Es decir, son una de las armas defensivas del cuerpo frente a las agresiones de agentes externos; por ejemplo, los virus y bacterias causantes de enfermedades.

A finales del siglo XVIII la viruela era una plaga muy temida en Europa y América, puesto que causaba una gran mortalidad y no existía tratamiento contra ella. La única manera de prevenirla consistía en inyectar a un sujeto sano materia infectada procedente de un paciente con un ataque leve de viruela, con la esperanza de que ese sujeto sano desarrollase también la forma leve de la enfermedad y después ya quedase protegido frente a ella. Sin embargo, frecuentemente las cosas no eran así y el individuo sano fallecía de viruela.

Edward Jenner llevando a cabo la primera vacunación a James Phillips, el 14 de mayo de 1876.

Edward Jenner (médico y biólogo británico) observó que era frecuente que las lecheras sufrieran en las manos unas pústulas de carácter benigno cuando estaban en contacto continuado con vacas que padecían una enfermedad llamada viruela de las vacas o variola vaccina en latín. Esta enfermedad provocaba erupciones en las ubres semejantes a las que produce la viruela humana.

Jenner se dio cuenta de que las vaqueras que sufrían este contagio luego quedaban a salvo de enfermar de viruela común (humana). Es decir, se hacían inmunes.

Fue entonces, cuando decidió probar esa observación y tuvo la idea de inocular a una persona sana con la viruela de las vacas para conferirle inmunidad frente a la peligrosa epidemia.

El 14 de mayo de 1796 llevó a cabo su experimento, en el cual introdujo a un chico de 8 años pus en su brazo, proveniente de una pústula de una mujer infectada por ordeñar vacas enfermas con la viruela del ganado; el niño enfermo ligeramente y en unos días se recuperó por completo. Seis semanas más tarde, expuso al chico a la enfermedad de la viruela (humana), y no desarrolló la enfermedad. Ni tampoco las 20 veces siguientes que lo hizo y tal como se esperaba, el niño nunca desarrolló la enfermedad.

Casi un siglo después, en 1881, Louis Pasteur, químico y biólogo francés que desarrolló la vacuna contra la rabia, generalizó y extendió el término “vacuna” (del latin “vacca”) en honor a E. Jenner.

El éxito del descubrimiento de Jenner fue tan importante que en 1840 el Gobierno inglés prohibió cualquier otro método de vacunación contra la viruela que no fuera el suyo.

La generalización de dicho método en todo el mundo lograría con el tiempo acabar con esta fatídica enfermedad (se calcula que solo en el siglo XX causó unos 300 millones de muertes), que fue declarada erradicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1980.

Fue la primera vez que se lograba eliminar una enfermedad de la faz de la Tierra.

©Ikerne Rosales

¿Quieres descubrir mas curiosidades escritas por Ikerne? Pincha aquí.

Fuentes: https://www.dciencia.es/vacunas-conceptos-basico-origen/, https://historia.nationalgeographic.com.es/a/edward-jenner-probablemente-cientifico-que-mas-vidas-ha-salvado-historia_14242 y https://www.eurekamuseoa.eus/es/blog/item/285-origen-de-la-palabra-vacuna.

3 Comentarios

  1. Ivanna sofia

    Me ayudo mucho con mi tarea

    Gracias????????????????

    Responder
  2. Ramiro Valladolid Zeta

    Mas claro que el agua

    Responder
    • Revista ieup!

      Gracias!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.