Antoine-Laurent de Lavoisier, ¡El padre de la química moderna!

Antoine-Laurent de Lavoisier (París, Francia, 26 de agosto de 1743 – ibídem, 8 de mayo de 1794) fue un químico, biólogo y economista francés. Fue uno de los principales protagonistas de la revolución científica. Condujo a la consolidación de la química como ciencia, por lo que es considerado el fundador de la química moderna. Su padre era abogado y su madre provenía de una familia de juristas, pero murió cuando Lavoisier sólo tenía cinco años.

En 1754 empezó sus estudios en la escuela de élite en el Colegio de las Cuatro Naciones, donde estuvo durante nueve años. Posteriormente, realizó la carrera de abogado en la Universidad de París por petición de su padre y alcanzó el grado de licenciado en 1764. Pero, como le gustaba la ciencia, simultáneamente continuó con cursos libres de botánica con Bernard de Jussieu, de física con el abad Nollet, de química con Laplanche y Guillaume François Rouelle, y de mineralogía con Jean Étienne Guettard. En el año 1764, con veintiún años, presentó un proyecto para alumbrar París que recibió un premio al mejor estudio y por el cual Lavoisier gana un sillón en la Academia de Ciencias de Francia. En 1771, con 28 años, Lavoisier se casó con Marie-Anne Pierrette Paulze, hija de un copropietario de la Ferme générale, la concesión gubernamental para la recaudación de impuestos en la que trabajaba Lavoisier. La dote le permitió instalar un laboratorio bien equipado donde trabajó con su esposa, que se interesó auténticamente por la ciencia.

En los años siguientes, las aportaciones químicas de Lavoisier fueron tantas que exceden la extensión de este artículo; entre las más importantes se encuentran el descubrimiento del oxígeno con el que se eliminó definitivamente la

teoría del flogisto, (en ésta se suponía que al quemar materiales (como la madera, por ejemplo), éstos liberaban una sustancia misteriosa llamada “flogisto”, del griego “inflamable”), la introducción del concepto de medida, la ley de la conservación de la masa o Ley de Lavoisier y, la elaboración de un sistema lógico de nomenclatura.

En aquella época pertenecer a la Academia de Ciencias de Francia era un honor que todo científico aspiraba, entre ellos Jean-Paul Marat, era un medico que intentó por varias vías el reconocimiento de la academia, sin embargo, nunca lo logró. Para Lavoisier, el trabajo de Marat carecía de rigor científico. Marat no perdono el rechazo y cuando la revolución francesa triunfó, él encontró su venganza. En 1791 escribió un artículo en el que atacaba a Lavoisier: «Denuncio al corifeo de los charlatanes, al maestro Lavoisier, hijo de un terrateniente acaparador, aprendiz de químico (…) miembro de la Academia de las Ciencias, desleal administrador de la Comisión Alimenticia de París, y el mayor intrigante de la actualidad». No tardó en ser desalojado de su laboratorio y encerrado en prisión. Se le acusaba, principalmente, de ser un recaudador de la Corona francesa. Durante el proceso judicial el juez revolucionario exclamó enérgicamente una frase que ha pasado a la historia: «La República no necesita científicos». Como veredicto final, fue condenado a la guillotina. El 8 de mayo de 1794 fueron ejecutados en la Plaza de la Revolución –actualmente Plaza de la Concordia- veintiocho miembros de la Ferme Générale, entre ellos Lavoisier.

La revolución que supuso para la química la obra de Lavoisier permitió desarrollar la investigación de las leyes de las combinaciones químicas utilizando como instrumento fundamental la balanza, pero también midiendo volúmenes, presiones y temperaturas. Apenas dos décadas después de la muerte de Lavoisier, la teoría atómica de Dalton y la hipótesis de

Avogadro proporcionaron los conceptos necesarios para justificar los resultados obtenidos experimentalmente sobre las combinaciones químicas, estableciendo las fecundas bases sobre las que la química desplegaría su imparable progreso.

“Les bastó sólo un instante para cortar su cabeza, pero no bastará un siglo para que surja otra igual”, dijo Joseph-Louis Lagrange, matemático ítalo-francés.

©Ikerne Rosales- Bióloga

Para leer más curiosidades escritas por Ikerne aquí.

Fuentes:

https://www.infobae.com/america/historia-america/2019/11/16/la-tragica-e-injusta-muerte-de-lavoisier-padre-de-la-quimica-moderna-guillotinado-por-venganza/https://www.infobae.com, https://www.biografiasyvidas.com/biografia/l/lavoisier.htm y https://www.abc.es/ciencia/abci-gran-cientifico-moderno-acabo-guillotina-201808130100_noticia.html?ref=https:%2F%2Fwww.google.com%2F.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista IEUP te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario están sujetos a las leyes de protección de datos españolas y te informamos de lo siguiente:
Responsable: Ziortza Castro Belaunde
NIF: 78885155P
Plaza San Agustín Nº7 4ºA, 48950 – Erandio (Vizcaya)
hola@revistaieup.com
Finalidad:Proporcionar información del producto o servicio que se nos solicita
Legitimación:A petición de la propia persona interesada
Destinatarios:No se ceden ni comparten datos sin consentimiento de las personas interesadas, excepto con la asesoría, entidades financieras y AAPP obligadas.
Caducidad:Mientras dure la gestión que se nos pide.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos hola@revistaieup.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control, como la Agencia Española de Protección de Datos.