De mirada dulce, pero penetrante, hoy quiero presentaros a Eva Salazar, otra mujer, que con ganas, desempeño y arrojo, ha querido volver a dar el salto y transformar su vida de nuevo en un “pequeño caos”, vuelve a ser AUTÓNOMA, a trabajar para ella misma, a darlo todo por ella misma.

Desde bien joven empezó a trabajar en hostelería.

Para ella, estar detrás de una barra supone un chute de adrenalina, tanto para lo bueno como paralo NO tan bueno.

¿Por qué de nuevo a la hostelería?
Siempre me ha gustado estar detrás de una barra de bar.
De toda la vida me ha gustado escuchar a la gente, interactuar con ella. A veces, lxs que trabajamos detrás de una barra hacemos de psicólogxs,
escuchamos lo que quieren decir, lo que nos quieren decir, lo que necesitan sacar y lo que quieren compartir.

Ahora, a tus 52 años, vuelves a trabajar para ti.
La edad nunca ha sido un obstáculo, tenemos y debemos pensar que tengamos la edad que tengamos, aún nos queda mucha vida por delante que exprimir.
Es una manera de mantenernos jóvenes y activxs.
Sé, que precisamente a lo que me dedico, es un trabajo de estar muchas horas de pie, sirviendo, limpiando, fregando, que puede llegar a quemar, por eso debe ser una vocación y no una imposición, de lo contrario, la conexión que puedas tener con tus clientes, en vez de atracción será de rechazo.
Y eso, para un negocio, es muy malo.

La ubicación
El Bar Salazar, el bar que regenta Eva, está ubicado en la sede del partido socialista de Astrabudúa.
Entiendo que la ubicación NO sea del agrado de muchos, pero poneos en la situación:
Queréis abrir un negocio en un determinado local que pertenece a X dueñx. El/la dueñx, os cede ellocal para que realicéis la explotación de vuestro negocio.
Pues en este caso es exactamente lo mismo: El partido Socialista ha cedido el local a Eva Salazar para poder dedicar su vida a lo que ella realmente ama, que es la hostelería.

A cambio pide que, para determinadas situaciones que el partido necesite, se cierre al público, es decir, reuniones.
Por lo demás, todo es exactamente igual que cualquier otro alquiler.
Así que desde aquí, os pido que miréis al Bar Salazar como un local dónde Eva Salazar pone toda la carne en el asador para poder vivir de su gran pasión que es la hostelería.

La clientela, los pintxos, las reuniones.
Como cualquier bar que se precie, el Bar Salazar se dedica a ofrecer desayunos, pintxos, copas.
A realizar celebraciones de cumpleaños, por lo que la clientela es muy variada.
Desde las mujeres y hombres que pueden ir a desayunar, a tomar un café, hasta los grupos de hombres y mujeres, mayores de edad, que quieran pasar un rato entre amigos tomando lo que más les gusta y pasando un rato agradable.

El pintxo estrella
El bacalao, es lo que más éxito tiene entre lxs clientes.
Un pintxo hecho por Mikel, del Korrikolari, un pintxo de mucha calidad. Dicho pintxo se puede
degustar todos los días de la semana.
Otra especialidad que tenemos son las cortezas, nadie puede resistirse a unas buenas cortezas con
un buen vaso de vino o de lo que tercie.

Los cumpleaños.
Sanjacobos, nagets, tortillas, rabas.
Quién en su sano juicio puede decir que NO a celebrar un cumpleaños en estas condiciones.
Los más pequeños NO tienen excusa para ir cenados a sus casas.

Lo importante de tu trabajo.
El trato con la gente.

Lo es todo.
Como personas, todxs necesitamos de vez en cuando que alguien nos escuche, que alguien nos
comprenda, compartir los momentos, ya que muchas veces No tenemos a nadie con quien hablar, y ese
rato, puede ser un mundo para muchas personas.

➔ La casa del pueblo es llamada a la sede del PSOE.

Pero una Casa Del Pueblo es también un lugar de reunión para personas de diferentes ideologías, de diferentes nacionalidades, dónde se reúnen para pasar un rato divertido y agradable en un entorno dónde no hay lugar para discusiones de ningún tipo.
Cuando entras por las puertas de la Casa Del Pueblo llamada Bar Salazar las buenas vibraciones se sirven en VASO GRANDE.

©2022, Ziortza Castro Belaunde – Revista ieup