Push up en Lencería Chelyma

Cuando era pequeña soñaba con vestirme como mi madre, con esos vestidos tan coloridos, los pantalones tan ajustados y que daban forma a su figura y de la ropa interior, qué deciros, mi madre tenía un gusto exquisito.

Me encantaban los camisones de raso que se ponía para irse a la cama todas las noches junto a mi padre, y esos sujetadores tan sexys que se ponía. Hacía que su figura resaltara mucho más.

Deseaba tener la edad para poder vestirme por dentro tan bien como por fuera.

Pues os diré que llegó la edad, esa edad en la que una chica pasa de la niñez a la adolescencia, y mis tetas seguían igual.

Paciencia, me decía una y otra vez, pero aquello no se movía.

Ni crecen, ni se caen.

A mis 28 años tengo una Talla 85 Copa A. Es decir, mi cuerpo esta bien, tiene forma de mujer, con su cintura, sus caderas, pero mis tetas dejan un pelín que desear.

Casualidades de la vida (aunque soy de la opinión de que las casualidades no existen) empecé a trabajar en un nuevo puesto dentro de la oficina. En ese nuevo puesto tenía más responsabilidades, pero me podía organizar a mi manera, siempre y cuando el trabajo estuviera terminado a tiempo.

Así que decidí apuntarme a la piscina para hacer un poco de ejercicio, el agua me encanta.

Y en vez de ir a las grandes tiendas de deporte para comprarme un traje de baño para natación, decidí ir a una Lencería especializada en Tallaje y Copaje.

Buscando por internet, di con Lencería Chelyma en Erandio, según su web, ponía que estaba especializada en todas las tallas y copas de sujetador que se puedan necesitar.

Cuando llegué allí, vi la gran variedad de marcas que tiene: Triumph, Chantelle, Prima Donna, Lisca, Cheeck by Lisca, Playtex.

También vi que tiene sujetadores para chicas deportistas.

Empecé a hacerle muchas preguntas:

Que si tiene bañadores para natación.

Que si tiene sujetadores que realcen el pecho.

Que si tiene lencería sexy para chicas como ella.

Que si…

Que si…

Empecemos por el principio, me dijo:

¿Te han hecho el fitting alguna vez? El fitting (pincha aquí para saber más sobre fitting) es la acción de medir el contorno de la espalda y el pecho para poder sacar qué talla de sujetador tienes y con ello saber cuál es el mejor sujetador que te pueda ir.

Pues la verdad es que me lo hicieron hace mucho, le dije, y me dijeron que tenía una Talla 85 Copa A.

Maribel, como buena corsetera, lo volvió a realizar para poder confirmar que mi pecho no había cambiado.

Efectivamente, todo seguía como hacía 14 años. Menudo bajón que me dio, aunque eso ya lo sabía.

Con los datos que teníamos, me empezó a sacar bañadores, sujetadores, camisones lenceros…

Hasta ahí todo como muy normal, ¿no? La diferencia viene ahora, me sacó sujetadores que lo que hacían era realzar mi pecho, llamados Push Up, sabía que existían sujetadores con relleno, pero cada vez que me los probaba no me sentaban bien.

Esta vez decidí dejarle hacer a Maribel, accedí a probármelos con mucha cautela y lo que vi a continuación me dejó impresionada. ¡Tenía tetas!

Me quedaban como anillo al dedo, qué diferencia de probar tu talla, a probar una talla.

¿Sabéis? Me compré todo Push Up, desde el traje de baño para natación, hasta los camisones lenceros, pasando eso sí por varios sujetadores.

Por fin puedo decir: ¡TENGO TETAS!

https://www.lenceriachelyma.es/

Si quieres leer mas cositas del blog pincha aquí.

©Ziortza Castro Belaunde

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *