Gominolas a domicilio. Olgateko Gozoki Denda

Le encantaban los fines de semana, los de invierno los que más, ya que después de estar trabajando toda la semana, por fin podía descansar.

Se pasaba toda la semana imaginándose ella sola en casa, con la TV, el sofá y pelis, maratones de pelis.

Las que mas le gustaban eran las de aventuras que estaban ambientadas en épocas diferentes a la que vivimos ahora. Se sentía identificada con los personajes, ella sabía que en otra vida fue una bruja, o una guerrera, se sentía muy identificada con ese tipo de personaje.

Cada viernes lo empezaba organizando el fin de semana, siempre con una sonrisa de oreja a oreja.

Tenía que comprar provisiones de todo para no tener que salir a la calle, durante el invierno era como los osos, se metía en casa el viernes a la tarde y no salía hasta el lunes por la mañana, ya tenía toda la primavera y el verano para hacerlo, porque eso sí, en esas épocas no pisaba la casa.

Lo dicho, tenía que hacer una lista de todas la txutxes que tenía que comprar para poder pasar el fin de semana sin imprevistos.

Le encantaban todas las gominolas, no hacía ascos a ninguna, ya fueran grandes o pequeñas, duras o blandas, ella se las comía todas.

Menos mal que durante la semana hacía algo de ejercicio por que de lo contrario estaba perdida.

Pero algo se torció, durante la mañana en la oficina, empezó a encontrarse algo mareada, tenía frío y no se sentía nada bien.

Decidió irse para su casa.

Ya en casa y desesperada porque tenía algo de fiebre, pensó con tristeza que este sería el primer fin de semana de este invierno que no comería txutxes.

La cosa es que, en un momento de lucidez, decidió llamar a la tienda y preguntar si tenían servicio a domicilio para personas que por motivos varios no podían acercarse a comprar.

Cual fue su sorpresa que cuando llamó a Olgateko Gozoki denda y preguntó con algo de recelo, puesto que es una tienda de txutxes y no un supermercado, la respuesta fue: ¡Claro! Dime qué es lo que necesitas y cuando cierre la tienda te llevo el pedido.

Se le abrió el cielo, porque gracias a ese detalle, podía permitirse el lujo de estar mala, cuidarse para recuperarse, y a su vez estar todo el día en el sofá con sus txutxes en la mano.

Como se suele decir, no te irás a la cama sin saber una cosa más. Aprendió que Olgateko Gozoki Denda pone todas las facilidades del mundo a tu alcance para que solo tengamos que ponernos a comer lo que mas nos gusta en este mundo: Las Txutxes.

Desde ese preciso instante, lo que decidió hacer cada viernes fue llamar a Esti (así se llama la dueña), encargar sus txutxes y de camino a casa cuando salía de la oficina pasar por la tienda y solo tener que pagar y llevárselas.

Eso si que es calidad de vida.

Para poder hacer lo que esta clienta lleva haciendo parte de este invierno solo tienes que llamar:

Olgateko Gozoki Denda- Esti

678 60 20 09

Bizkaia

Erandio

@olgatekogozokidenda

Para leer mas cositas del blog pincha aquí.

©Ziortza Castro Belaunde

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *